Agradecimiento

AGRADECIMIENTO

 

 

    Si estamos agradecidos a las experiencias que nos da la vida, incluidas aquellas que nos hacen sufrir, y entendemos que tenemos que aprender de ellas, estaremos recuperando el estado de bienestar y felicidad naturales y veremos como la armonía crece en nuestro entorno.

 

    Agradecer por estar vivo, por ser quien eres, por cada día, por lo que tienes, por el pasado, por aprender, por compartir, etc…¡tantas cosas hay por las que estar agradecidos!

 

    En el momento que despierto por la mañana lo primero que hago es agradecer por ese nuevo día, ¡y afirmo que será un  día maravilloso!, por la gente que voy a encontrar, por mi familia, por la comida que va a estar en mi mesa.

 

    Lo he convertido en una rutina diaria, eso cambia mi energía y los resultados son maravillosos.

 

    Con esa actitud aprendo a ver el lado bueno de todo lo que me sucede y disfruto plenamente de las cosas más cotidianas y sencillas.

 

    Incluso cuando hay una situación dolorosa o la ha habido, se puede descubrir la parte positiva, es una señal de que hay algo que cambiar o solucionar. El malestar que genera, el dolor y el estrés que aparecen en tu vida son señales que te indican que tienes que revisarte, porque el estado natural de salud, física, mental emocional y espiritual es un estado de bienestar y felicidad.

 

    La solución pasa por aceptarla plenamente, y si hay que pedir perdón o hacer algún esfuerzo para arreglarla, merece la pena, ya que si no hay plena aceptación del pasado, el presente estará lleno de insatisfación, lo que te lleva a estar de mal humor, a quejarte constantemente, a deprimirte, a frustrarte, a hundirte,…

 

    Ante situaciones dolorosas debemos preguntarnos, ¿qué puedo aprender de esta situación?, ¿qué me está enseñando esto que ha pasado?, ¿qué puedo hacer para mejorar o para ayudar a los demás?.

 

    Estas preguntas generan respuestas que son beneficiosas y que son el camino para  el aprendizaje, la generosidad, el amor, el perdón, el respeto, la escucha, la tolerancia, y generan armonía y gratitud en tu entorno.

 

    La palabra “ Gracias” es muy sencilla, pero genera una gran fuerza cuando es dicha con intención.

 

    Preguntémonos a lo largo del día, ¿cuántas veces nos quejamos por lo desafortunados que somos?, ¿cuántas veces agradecemos y estamos satisfechos por los pequeños logros que vamos obteniendo?, ¿por ese plan que tenías en mente y que salió perfecto?, ¿cuántas veces decimos "Gracias"? Seguramente la balanza se inclinaría a favor de la primera pregunta.

 

    Nuestra energía se ve afectada por los pensamientos que hay en nuestra mente. Depende de esos pensamientos el que se generen sentimientos y emociones positivas o negativas, eso afecta a nuestras vibraciones y por lo tanto repercutirá en todo lo que entra en contacto con nosotros.

 

    Cuanto más agradecido seas más te concentrarás en lo mejor y cuanto más te concentres en lo mejor más lo atraerás hacia ti.

 

Encarna

 

Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos, procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos.

 

 

 

 

 

 



Contacto

To Top