Aromaterapia

 

AROMATERAPIA

 

    La aromaterapia es el uso controlado y consciente de los aceites esenciales con fines terapéuticos.

 

    Hay pocas cosas que evoquen más que un olor. Hay aromas que llegan a las partes más recónditas de nuestro cerebro, a las que no llegan ni las palabras ni las imágenes, y que tienen una gran influencia sobre nuestro inconsciente y, por lo tanto, un gran efecto sobre nuestra salud física y mental.

 

    No se sabe a dónde se remonta el uso de los aromas con fines terapéuticos pero si se tiene constancia de que en el Antiguo Egipto se empleaban, extraían la esencia de las plantas exprimiendo los pétalos de las flores para obtener el aceite.

 

    Los aceites esenciales son la parte líquida de las plantas y las flores. La forma más usada de extracción es la destilación directa o a través del alambique, y la presión a mano o con máquinas centrifugadoras.

 

    Los aceites esenciales usados en aromaterapia deben ser totalmente naturales sin ningún aditivo para conservar todas sus propiedades.

 

    Excepto en casos de urgencia como picaduras, quemaduras o heridas, los aceites esenciales no deben aplicarse en la piel sin diluir, han de mezclarse con un portador.

 

    Conviene no exponerse al sol después de darse un masaje con aceites esenciales sobre todo si son cítricos.

 

    Hay varias opciones para utilizarlos:

 

    -Se pueden diluir unas gotas del aceite esencial en un aceite base de almendra, oliva o coco y emplearlo como aceite de masaje. Para asegurarse de que no cause alergia es conveniente aplicar una pequeña cantidad en una zona mínima del cuerpo y esperar a ver si hay alguna reacción.

 

    -Se pueden echar unas gotas en un poco de agua en un quemador de esencias. El aroma se desprende al contacto del calor de la vela.

 

    Estos son algunos de los efectos más significativos de algunos aceites esenciales:

 

    Albahaca-  Estimulante, favorece la concentración y un estado de ánimo optimista. No es conveniente usarlo si se está embarazada.

 

    Árbol de té- Analgésico, antibacteriano, antimicótico. Tiene cualidades antisépticas. Es uno de los pocos que se puede aplicar sin diluir sobre la piel.

 

    Azahar- Muy adecuado para hacer frente al estrés por su poder relajante. También recomendable para cuidar las pieles maduras.

 

    Bergamota- Regula y estabiliza los estados de ánimo.

 

    Canela- Favorece el sueño y  tiene poder desinfectante en lugares donde hay enfermos de resfriado o gripe.

 

    Cedro- Es calmante, además es muy apropiado para calmar los picores del cuero cabelludo.

 

    Ciprés- Indicado para personas aquejadas de reumatismo y artritis. Es también un buen desodorante y aftershave. Relaja la mente cuando se atraviesa un estado de tristeza e induce al sueño.

 

    Enebro- Relaja los músculos sobrecargados y, en general, el sistema nervioso.

 

    Eucalipto- Además del clásico uso para despejar las vías respiratorias, está indicado para las torceduras de tobillo y para eliminar la caspa y los piojos.

 

    Geranio- Para aminorar el síndrome premenstrual y calmar los nervios.

 

    Hinojo- Alivia los trastornos de la menopausia, el sindrome premenstrual y los problemas ováricos. Combate la celulitis y el sobrepeso por su cualidad diurética.

 

    Incienso- Muy relajante, alivia la aflicción y suaviza la rabia y la irritabilidad. Es el aroma clásico para practicar la meditación.

 

    Jazmín- Indicado para las pieles sensibles y para estabilizar el estado de ánimo.

 

    Jengibre- Tonifica los músculos y proporciona sensación de calor, por lo que resulta apropiado para aliviar las contracturas en los meses más fríos.

 

    Lavanda- Cicatrizante y anticelulítico; alivia las picaduras de insectos y reduce la presión arterial. Es un buen relajante y un remedio apropiado para el insomnio.

 

    Limón- Entre otras indicaciones, sirve para mejorar la circulación y elimina los sabañones y el pie de atleta, además de constituir un  excelente antiséptico.

 

    Manzanilla- Relajante, refuerza el sistema inmunitario y mejora la piel con eccemas. Excelente contra el insomnio y contra el dolor de cabeza.

 

    Mejorana- Regula el tránsito intestinal aplicando un masaje abdominal (realizar un masaje circular en el sentido de las agujas del reloj alrededor del ombligo) y ayuda a deshacer las contracturas musculares.

 

    Mirra- Alivia los síntomas del catarro, pero debe ser evitado por las embarazadas.

 

    Naranja- Estimula la circulación y mejora el humor.

 

    Romero- Estimula el cuerpo y la mente, combate la depresión y aumenta la memoria. Alivia problemas respiratorios y dolor de cabeza congestivo.

 

    Rosa- Corrige el estreñimiento si se aplica con un masaje en el abdomen. También resulta un buen relajante y alivia la jaqueca.

 

    Salvia- Muy indicado para los sofocos y la ansiedad asociados con la menopausia. También es útil para aliviar las molestias premenstruales. Para ello hay que realizar un suave masaje en el abdomen.

 

    Sándalo- Relajante. Actúa en el sistema digestivo, combate la acidez y las náuseas. Es beneficioso para el acné y la piel seca.

 

 

 

 

 

 

 



Contacto

To Top