El collar de turquesas

 

EL COLLAR DE TURQUESAS

 

 

    Detrás del mostrador el hombre miraba distraídamente hacia la calle mientras una chiquilla se aproximaba al local. Ella aplastó su naricita contra el vidrio de la vidriera, y sus ojos color de cielo brillaron cuando vio determinado objeto.

 

    Ella entró en el local y pidió ver el collar de turquesas azules y le dijo al vendedor:

 

        - Es para mi hermana. ¿Podría hacerme un lindo paquete?

 

    El dueño del local la miró con desconfianza y le preguntó:

 

        - ¿Cuánto dinero tienes?

 

    Sin alterarse ella sacó de su bolsillo un atadito y fue deshaciendo los nudos. Colocó un sobre en el mostrador y dijo:

 

        - ¿Esto alcanza o no?

 

    La niña mostraba orgullosa algunas monedas.

 

        - ¿Sabe? - continuó - quiero regalarle esto a mi hermana mayor. Desde que nuestra madre murió ella me cuida y no tiene tiempo para ella... Hoy es su cumpleaños y estoy segura que estará feliz con el collar, es del color de sus ojos.

 

    El hombre se fue para adentro, colocó el collar en un estuche, lo envolvió con un papel rojo e hizo un hermoso lazo con cinta azul.

 

    - Toma - le dijo a la chiquita - llévalo con cuidado.

 

    Ella se fue feliz saltando calle abajo.

 

    Todavía no había terminado el día cuando una linda joven de cabellos rubios y maravillosos ojos azules entró al negocio. Colocó sobre el mostrador el paquete desenvuelto y preguntó:

 

        - ¿Este collar fue comprado aquí?

 

        - Si señora - respondió el dueño del local.

 

        - ¿Cuánto costó?

 

        - ¡Ah! - dijo el dueño del local- el precio de cualquier objeto en mí negocio es siempre asunto confidencial entre el vendedor y el cliente.

 

        - Pero mi hermana sólo tenía algunas monedas. ¿Este collar es verdadero, no? Ella no tendría dinero para pagarlo.

 

    El hombre tomó el estuche, rehízo el envoltorio y con mucho cariño colocó la cinta diciendo:

 

        - Ella pagó el más alto que cualquier persona puede pagar. Ella dio todo lo que tenía.

 

    El silencio llenó el pequeño local y lágrimas cayeron por el rostro de la joven, mientras sus manos tomaban el paquete.

 

    La verdadera donación es darse por entero, sin restricciones.

 

        “Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor...Recuerda....

Si eliges el mundo quedarás sin amor, pero si eliges el amor, con él conquistarás al mundo”

Albert Einstein.

 

 

 

 


Contacto

To Top