El limón

 


EL LIMÓN

 

    Probablemente es uno de los productos caseros más utilizados en medicina natural. Por esta razón el limón recibe el sobrenombre de “la medicina de los pobres”.

 

    Pocos son los hogares en los que el limón no presida el frutero principal y es que, como aliño en las comidas o como improvisado medicamento, es una de las frutas más socorridas.

 

    El limón es un valioso medicamento preventivo. Tomado con regularidad estimula las defensas del organismo, mantiene los vasos sanguíneos en buenas condiciones (previniendo varices, hemorroides y demás trastornos de la circulación) y depura el organismo.

 

    Previene la acidez del estómago y el reuma.

 

    El zumo de limón se utiliza para las infecciones pectorales, los resfriados y la gripe.

 

    En uso externo sirve para tratar el acné, las picaduras de insectos, el pie de atleta y las verrugas.

 

    El limón es recomendable en casos de hipertensión arterial y arterioesclerosis debido a sus efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular. Estas propiedades beneficiosas son debidas a que el ácido cítrico del limón disuelve las sustancias tóxicas de la sangre y ayuda a eliminar la grasa que dificulta el trabajo del corazón.

 

    En estos casos, es recomendable tomar en ayunas medio vaso de agua mezclado con el zumo de un limón.

 

    Las personas con problemas de vesícula biliar y los enfermos del hígado pueden beneficiarse de las propiedades del limón ya que ayuda a metabolizar la grasa y estimula la secreción de la bilis.

 

    En estos casos es recomendable tomar zumo de limón mezclado con aceite de oliva en el que pueda mojarse pan.

 

    El limón refuerza la función antitóxica y protectora del hígado, ya que neutraliza las toxinas y ayuda a eliminarlas.

 

    El zumo de limón rebajado con agua es reparador cuando se sufren diarreas como consecuencia del consumo de alimentos en mal estado.

 

    El limón puede ayudar a aliviar algunas afecciones de las vías respiratorias y de garganta como afonía y amigdalitis. Esto es debido a sus propiedades antisépticas y refrescantes, además de su alto contenido en vitamina C. Para el alivio de garganta se pueden hacer gárgaras con zumo de limón mezclado con miel y rebajado con un poco de agua. Esta mezcla de limón con miel por su acción viral y antibacteriana es útil en caso de padecer dolor de garganta, gingivitis o úlceras en la boca.

 

    Las personas que sufren problemas reumáticos pueden beneficiarse tomando zumo de limón regularmente ya que disuelve los cristales y las toxinas que causan la gota.

 

    El limón contiene, además de la vitamina C, vitamina E y vitaminas del grupo B. Además contiene minerales como potasio, magnesio, fósforo, calcio, hierro, cobre, zinc y manganeso. Esta combinación de vitaminas y minerales ayuda a reforzar el sistema inmunológico ya que potencia la actividad de los leucocitos.

    

 

 

 



Contacto

To Top