El punto negro

 

 

EL PUNTO NEGRO

 

 

    Cierto día un profesor entró al salón de clases y les dijo a los alumnos que se prepararan para una prueba sorpresa.

 

    Todos se pusieron nerviosos, asustados por el examen que venía a continuación. Mientras tanto el profesor iba entregando la hoja del examen con la parte frontal para abajo, de modo que no vieran lo que contenía hasta que él explicara en qué consistía la prueba.

 

    Una vez que entregó todas las hojas, les pidió que dieran vuelta la hoja y vieran el contenido. Para sorpresa de todos era una hoja en blanco que tenía en el medio un punto negro. Viendo la cara de sorpresa de todos sus alumnos, el profesor les dijo:

 

        - Ahora van a escribir una redacción sobre lo que están viendo.

 

    Todos los jóvenes, confundidos, se pusieron a pensar y a escribir sobre lo que veían. Terminado el tiempo, el maestro recogió las hojas, las colocó en el frente del escritorio y comenzó a leer las redacciones en voz alta. Todas sin excepción se referían al punto negro de diferentes maneras.

 

    Terminada la lectura, el profesor comenzó a hablar de la siguiente manera:

 

        - Este examen no es para darles una nota, les servirá como lección de vida. Nadie escribió nada sobre la hoja en blanco, todos centraron su atención en el punto negro. Esto mismo pasa en nuestra vida: en ella tenemos una hoja en blanco entera para ver y aprovechar, pero nos solemos centrar sólo en los puntos negros...  

 

 

 

¿A qué cosas o situaciones prestamos más atención en nuestro día  a día?

Prestemos atención a la hoja en blanco, o lo positivo de nuestra vida, esa parte en la que podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación y crear  y disfrutar de todo lo bueno que nos pasa, en lugar de centrarnos en lo negativo, ese punto negro, que nos lleva a dar vueltas y más vueltas a lo que no nos aporta nada, tan solo nos hipnotiza y boicotea nuestra existencia.

 


Contacto

To Top