Flores de manzanilla

 

FLORES DE MANZANILLA

 

¡Qué maravilla era eso! Todo un barrio nuevo.

 

Y por el recién trazado camino una lozanía

 

de flores blancas-amarillas , flores de manzanilla.

 

Florecían y continuaban floreciendo, “Mira”, dije

 

a mi amigo. “Aquí vive gente, gente que a veces

 

 tiene dolor de cabeza, a veces dolor de

 

estómago, náuseas y otras dolencias. Dios deja

 

crecer aquí delante de sus puertas la curación, y

 

ellos no lo ven. Van a la farmacia y compran

 

pastillas y pomadas. Ellos pagan”

 

Al día siguiente vino un hombre con un depósito

 

de veneno en su espalda. Había sido enviado por

 

el Ayuntamiento para “limpiar “los bordes de las

 

calles. Las flores de manzanilla lloraban y se

 

morían. Eran las malas hierbas según los

 

ciudadanos y nadie había descubierto en las

 

flores un milagro de amor.

 

 

Phil Bosmans

 

 

 


Contacto

To Top